Archive for January, 2008

En carta cerrada no entran moscas

January 22nd, 2008 -- Posted in | 1 Comment »

Adoro escribir cartas. Inesperadamente me estampo en mundos propios que no existen al lamer un sobre. Me imprimo en poltronas celestes al pegar el timbre postal.

El amor por la correspondencia me fue contagiado por mi segunda compa√Īera de vida universitaria (roomie) durante nuestra estad√≠a en Tepepan. Sin embargo, la extra√Īa enfermedad no se me complic√≥ y sufr√≠ la infamia de no agonizar en el intercambio postal. De hecho, convalec√≠ rom√°nticamente en la correspondencia unilateral.

Siempre escribo cartas sin respuesta. Aclaro: No son cartas muertas, sino convalecientes. Como yo.

No me autoenga√Īo. No uso el pretexto de que el servicio postal es ineficaz y que, debido a eso, nunca recibo las respuestas a mis cartas.

Es un juego por correo: T√ļ me escribes, yo no te escribo: Yo te escribo, t√ļ nunca me escribes.

Hoy escrib√≠ un par de cartas. De carta cerrada no entran moscas. Pero‚Ķ La primera carta me hizo pesta√Īar energ√ļmenamente para detener las l√°grimas. Empu√Ī√© mis huellas dactilares para cazar el olvido. Es para la primera poeta de carne y hueso que conoc√≠. Ten√≠a 18 a√Īos (yo), no escrib√≠a m√°s hasta que nos encontramos. Siempre la pienso y la leo fervorosamente. Tengo sus testimonios de pluma y atoradas secreciones entre mis papeles preciados. Querida, eres una profeta. Nuestro silencio es tan p√ļblico que no me atrevo a deletrearte. Me averg√ľenza confesarme como tu perseguidora. T√© extra√Īo, forever. La segunda carta es para la √ļltima poeta de carne y hueso que conoc√≠. Poeta furiosa, visceral. Ser de agua que se ha hermanado conmigo: hemos llorado y escrito juntas. Hasta aqu√≠, querida Claudina, esos enunciados inviolables, est√°n en espera de ser transportados en un caballo hasta la Col. Doctores.

S√© que estas cartas ‚Äďcomo todas las que he escrito‚Äď no tendr√°n respuesta.

O, ¬Ņser√° que yo recibo cartas muertas?

Putiza

January 22nd, 2008 -- Posted in | No Comments »
Putiza.JPG

p. 23

January 21st, 2008 -- Posted in | No Comments »

TIME-BOMB

 

 

 

The            present               moment

is                an              explosion            ,

a                 scission

of                past            and            future

 

leaving

those          valorous              disreputables

the ruins             ,

 

sentinels   

is                an               unknown             dawn         

stewn         with           prophecy             .

 

Only           the             momentary

google                 of                death

fixes           the             fugitive

momentum                  .

 

 

 loysig.JPG

 

 

43. TIME-BOMB, ca. 1945. First published in Between Worlds 1:2 (Spring/Summer 1961, p.200). This text follows the BW version, which is identical to a signed typescript labeled ‚ÄúSelection to: ‚ÄėBetween Worlds‚Äô Oct. 1960‚ÄĚ (YCAL). Editor‚Äôs Note: It is possible that Gilbert Neiman influenced the extra spaces between words and punctuation in this poem, for upon receiving the first batch of submissions from ML he wrote: ‚ÄúFor my part‚Ķyou are not allowing your self the ample spaces you once did‚ÄĚ (GN). But these were not the allowances he was referring to.

January 18th, 2008 -- Posted in | No Comments »

                    Un aliento,

un engastado artículo de fe

en nuestro baj√≥n, efigie que arrincono en el borde de unos labios, hambre que no sabe de yerros som√°ticos durante el sue√Īo de benju√≠ como un augurio singular

de la lengua.

* Danzamos a los costados, orillas despobladas que nos florecen en la pupila, planta trepadora.

La tilde incierta de las catarinas sabe que la maleza es un placer a deshoras

January 15th, 2008 -- Posted in | No Comments »

,,, Y, La muerte es no saber al dedillo, Para qui√©n, Estamos, Rey de Babia, Prefiero empe√Īar mi lengua sin carne, Mi lengua no dura en el verso, Mi lengua deriva en la falsedad, En las estatuas y los dogmas, Mi lengua hace duras las voces de Babia, No abriga el sigilo, Es decir, ‚ÄúNunca‚ÄĚ, Es decir, ‚ÄúLengua apl√°stame en tu agon√≠a‚ÄĚ, En tu sordera de los que claman, Por Babia, ‚ÄúCon el incisivo sin lugar‚ÄĚ,,,

Caidal mi pinche extra√Īaci√≥n se fue de golpe

January 15th, 2008 -- Posted in | No Comments »

El turno del aullante

Max Rojas (México, 1940)

Era como si el fantasma de un hombre que se hubiera ahorcado
regresara al lugar de su suicidio, por pura nostalgia de beber
otra vez las copas que le dieron valor para hacerlo y preguntarse,
tal vez, cómo tuvo coraje.

Malcom Lowry, Bajo el volc√°n

… y sepa d√≥nde y cu√°ndo apu√Īalaron mi cad√°ver.

A Valquiria

Caidal mi pinche extra√Īaci√≥n vino de golpe
a balbucir sepa qué tantas pendejadas;
venía dizque a escombrar lo que el almaje me horadaba,
y a tientas tentoneó para encontrarse
un agujero tal de tal tama√Īo que en su adentro
mi agujereaje y yo no d√°bamos no pie
sino siquiera ment√°bamos finar
de donde a rastras pudiera retacharse nuestro aullido
Eso es lo que me queda -dije- de tanta extra√Īaci√≥n
como he tenido; un hueco nada m√°s, y ya me crujo
del tanto temblequear de que ese hueco
del mucho adolorar se me deshueque
y ya ni hueco en que caer tengamos
ni mi agujero ni mi yo
tan deshuecado invertebral volvido
que ni a madrazos mi almaraje quiera
ponerse a recoger su trocerío.

Caidal mi pinche extra√Īaci√≥n se fue de golpe
luego de extremaunciar sepa qué tantas pendejadas;
no le entendí ni madres de todo lo que dijo,
pero sentí que era de cosas que desgracian.
A buena hora se te ocurre – dije-
venirme a jorobar con lo pasado,
cuando que a puro ferretear me atasco el alma;
si no fuera por tanto pinche clavo que me clavo,
ya ni memoria ni aulladar tendría.
A mí de sopetón una mujer me destazó en lo frío,
y desde entonces
a puro pinche ardor me estoy enfriando.
Ni lumbre en el finar del almaraje y sus trocitos queda,
y sólo el agujero está y estamos dentro
mi esqueletada y yo y mis agujeros,
a trompicones tentaleando fondo
para por fin tener donde aventar el alma
y de una vez echar la moridera.

Luego de extremaunciarme el esqueleto,
mi pinche extra√Īaci√≥n se fue de golpe;
a tales rumbos me aventó de lejos
que pura mugre soledad me fui encontrando;
de arrempujón en empujón llegué a mis huecos,
todo ya de oquedad hallado hoyado,
y sin huesaje ya y sin nada
en que la agonición llevar acabo.
Es frío -me dije- lo de agonir que tanto escalda,
pero el asunto es memoriar lo que en trocitos
del almaje va quedando de esa mujer, y yo memorio
de cuando me hoyancó, y luego hubo un desmadre tal
que estropici√≥ la elevaci√≥n de los San √Āngel,
y memoreo, también, que al destazarme
los huesos se me fueron hasta un deshuesadero tal
que, entonces, mi agujereaje y yo crujímonos de frío,
y a puro pinche enfriar hemos andado desde entonces.

Extremahumado ya,
ni un chinguirito de lumbre en el almaje y sus retazos queda
para lumbrar siquiera el huésar donde a tumbos
velorio a esa mujer que desahució mi almario
y cascajó, de paso, la ardidera.
Una llagada me dejó, y qué llagada,
y a luego hubo un friadal y un chingo m√°s de cosas
que a chingadazos, pues, me auparon la caída.

Si así -me dije-, sin nada de huesar
y a puro b√ļjero velorear√© por siempre a esa mujer
mientras chinguitos del almar me queden,
y siendo como es de frío lo de agonir que tanto escalda,
mejor ya de uan vez me descerrajo el alma
y a ver en qué lugar la moridera boto.
Ya ni mi triste corazón me aguanta nada,
y ya que en éstas del morir me esculco muerto,
dada la extremaunci√≥n, el √ļltimo traguito
mi agujereaje y yo nos lo echaremos solos.
Briagados ya, y a tarascazos, dando fondo,
vidriaremos por ahí a ver en qué mugre velorio
nos aceptan:
resurreccir como que est√° bastante del carajo,
y este pinche camión de Tizapán que ya no pasa,
como que nada m√°s hasta un barranco hubo llegado.

[junio de 1971]

max.jpg

Tokyo infra-ordinaire

January 14th, 2008 -- Posted in | No Comments »
couv_roubaud_newtokyo.gif

“Tesauro”, p. 45

January 14th, 2008 -- Posted in | No Comments »

Dormir√°s sobre meu ventre

aí depondo teus receios

Surgir√°s, em tal beleza, que n√£o mais haver√°

distin√ß√Ķes.

Ser√°s ele. Ela.

 

Isabel de S√°.

 

 

 

¬°Pl√ļm! ¬°Pl√ļm! ¬°Pl√ļm! ¬°Pl√ļm! ¬°Pl√ļm! ¬°Pl√ļm! Todo vuelve a rimar Crap Crap deshace el indicio la √ļltima duda Ratapl√°n es Lobreguez Ratapl√°n progresa con gemidos tarar√≠ tan tan triquitraque hace el tren triquitraque Femenino y Masculinidad se redefinen como Paf paf p. 89 pum pumba p. 96 frufr√ļ p. 32 no, no p. 55 No ¬°! Noooooooon Noon // palabra con doble oo es par de ojos Noon es el ojo del poema es el cero es la variable y la inc√≥gnita y ahora despejamos y X=0 X=0 aqu√≠ nace Pareja aqu√≠ agonizan Femenino y Masculinidad aqu√≠ nos desescribimos como Ella y/o √Čl

 

 

 

 

√Ālbum

January 13th, 2008 -- Posted in | No Comments »

*

Mi abuela (Maria de Lourdes “Mayito” D√≠az Fragoso) ha sido la mujer m√°s hermosa que he conocido. Su belleza de dama convencional resguardaba un cerebro que, para m√≠, era como una l√°mpara. La √ļnica luz (artificial, lo acepto) en mi infancia.

*

Mi abuela sol√≠a sentarme en su regazo para contarme acerca de los viajes que hac√≠a con mi abuelo (Guillermo “Memo” Villeda Hdez.). Recuerdo que me se√Īalaba con su garboso √≠ndice los lugares que apenas reconoc√≠a en un viejo globo terr√°queo perteneciente a mi madre y sus hermanos. A falta de imaginaci√≥n (a pesar de mi precocidad) nos par√≠amos a medias con las fotograf√≠as.

*

Me cultiv√© en una geograf√≠a de distorsi√≥n, sin im√°genes fijas. Siempre luz. Yo ‚Äďapenas- era un modelo a escala tridimensional de lo que soy ahora: un mont√≥n de chinos y una pandorga boca, ambas pertenecientes a una est√©tica de ficci√≥n. Yo apenas era un ‚Äúapenas‚ÄĚ.

*

Ahora soy todas mis cavidades tosiendo por el invierno.

*

Aprend√≠ el amor cuando mi abuela muri√≥ (intestinos borrascosos). Mir√© con el rabillo del ojo a mi abuelo demolerse en l√°grimas como la vieja casona en la que viv√≠an. Todo se minimiz√≥ al cristalizarse las l√°grimas en la alfombra. A√ļn est√° el clavo del suero en la pared. El cuerpo de mi abuelo fue esa construcci√≥n apaleada por un terremoto sempiterno, tapias cuarteadas, fisuras en las mejillas. Sus orejas no pararon de desplomarse y (tal vez) nunca sonri√≥ m√°s. La √ļnica luz que perdur√≥ en la familia era la de las radiograf√≠as, de las tomograf√≠as. Tambi√©n √©l muri√≥ de las entra√Īas.

*

Por toda esa cartografía heredada de muerte y mondongo, soy visceral.

*

Esta es mi fotografía favorita de ambos: era una época de carestía y mi abuela con su rebozo cierra los ojos mientras mi abuelo posa para la cámara, ahí están, antes de recorrer tierras e intemperies, enamorados, bailando en alguna fiesta septembrina por la Independencia de México.

DSC04288.JPG

Revista Este País

January 13th, 2008 -- Posted in | No Comments »

EP.jpg TELEMORBO EstePaís Cultura

Je suis fan #1 della Amélie Nothomb

N.jpg

√öltimo encuentro con la diva en √Ācido sulf√ļrico

*
Para describir a Am√©lie Nothomb se necesitan solamente dos palabras: misteriosa y prol√≠fica. Hija de un embajador (y escritor) belga, naci√≥ en Kobe, Jap√≥n. Su biograf√≠a indica que ha vivido en muchos sitios, desde Estados Unidos hasta Birmania. Extravagante, tiene la labor ininterrumpida de escribir cuatro horas al d√≠a, que se traduce en la publicaci√≥n de un libro por a√Īo desde 1992. Am√©lie afirma que adora las cosas que no comprender√° jam√°s.
√Ācido sulf√ļrico se public√≥ en el 2005 en Francia, en Albin Michel, y en M√©xico apenas es una ‚Äúnovedad‚ÄĚ; a pesar de que sus √ļltimas novelas Journal d‚ÄôHirondelle y Ni d‚Äô√ąve, ni d‚ÄôAdam fueron publicadas en Francia el 2006 y el a√Īo pasado respectivamente.
Esta novela es, m√°s bien, una f√°bula porque retrata ‚Äď con agudeza cr√≠tica y humor√≠stica en el estilo acostumbrado de Am√©lie ‚Äď a la muerte es un espect√°culo televisivo. Nothomb, aprovecha el boom de los reality shows para hacer de las suyas: escribir el extremo del morbo, representado por el macrocosmos de Concentraci√≥n. √Čste es el programa de televisi√≥n m√°s visto en Francia. Considero que Am√©lie Nothomb no indaga en la omnipresencia del Estado (como George Orwell en 1984) sino en el poder de la televisi√≥n y la sociedad del espect√°culo. Insufrible como es y acostumbrada al humor negro, aplaude el exceso. Para el programa, los concursantes son pr√°cticamente secuestrados por la televisora en Paris, y trasladados en vagones hasta unas instalaciones que no est√°n lejos de ser la versi√≥n contempor√°nea de los espeluznantes Auschwitz-Birkenau o Lublin-Majdanek. Un campo de exterminio repleto de c√°maras. Es ah√≠ donde se retoma la idea del ojo omnividente del Big brother o el Pan√≥ptico de Bentham. Sin embargo, el ojo es sustituido por el dedo inerte sobre el control remoto. (Es un zapping dentro de la miseria: un c√≠rculo que, por su naturaleza, est√° condenado a la repetici√≥n). Nada se escapa al espectador, que no se pierde ning√ļn episodio, porque la emoci√≥n aumenta: la decadencia va subiendo de escal√≥n. Todos observan las torturas, el trabajo forzado, la muerte que pende sobre las cabezas de los concursantes. Los televidentes tienen el derecho de votar cada semana para la eliminaci√≥n de los que participan en Concentraci√≥n. ¬ŅQui√©n ser√° ejecutado? V√©alo usted a continuaci√≥n.
Entrelíneas, un microcosmos, la relación destructiva entre la bella Pannonique, o CCKZ 114, protagonista que incrementa el rating; y Zdena, la Kapo que la vigila y somete. Una víctima, la otra verdugo. Paradigmas (entre mujeres) que Amélie aborda en novelas como Estupor o temblores o Antichrista.
La escritura de Nothomb, monstruosa por pedante pero brillante por mordaz, nos muestra ‚Äď apenas enciende la luz – la sombra del entretenimiento televisivo. Hay que aceptarlo: vivimos la tendencia televisiva de la degradaci√≥n. El homo videns de Sartori es adicto a la telecrueldad. El televoto controla la vida humana y el p√ļblico ovaciona la hip√©rbole del sadismo. Am√©lie lo sabe y nos revela la hipocres√≠a de la sociedad en √Ācido sulf√ļrico, libro corrosivo. Altamente recomendable, aunque no es su mejor libro, pero tengan cuidado porque las n√°useas (que la misma autora se provoca al comer frutas ya pasadas) acompa√Īan a la lectura.

« Prev - Next »