Archive for September, 2008

September 25th, 2008 -- Posted in | No Comments »

√ČL/ELLA mira, vacilante, el horizonte. Ve m√°s all√° de su nariz y desv√≠a la mirada. Sabe que su pupila optar√≠a dilatarse por un hombre / una mujer con un pecho hueco donde reposar la cabeza. Sus ojos se abrir√≠an como platos (sin sorprenderse realmente) por unas comisuras ensalivadas, hinchadas de tantos nombres dichos. El iris quisiera molerse hasta el polvo ante un hombre / una mujer sin un coraz√≥n para la furia.

S√≥lo cerrar√≠a los ojos, como pu√Īos, ante un coraz√≥n latiendo de prisa.¬†¬†

“Lexicograf√≠a A” en la revista “Punto de partida” #150

September 19th, 2008 -- Posted in | No Comments »
Lexicografía A
 
 
 

¬†Je dis: ‚ÄúVotre pr√©nom?‚ÄĚ
Et elle: ‚ÄúSelon vous gouts.‚ÄĚ
Je dis: ‚ÄúChoisissons-nous Carole?‚ÄĚ
Et elle: ‚ÄúJ‚Äôacepte, pour l‚Äôinstant.‚ÄĚ

Alain Bosquet, ‚ÄúDialogue Amoureux‚ÄĚ

 

¬°AH! interj. Condena a Femenino y a Masculinidad // Humanidad: Todav√≠a entienden lo que antes // Deducir la existencia en plural // Intersecci√≥n del enunciado de asombro, sorpresa o pena // Buscar el singular en el abrazo es lamento del temporal // Se√Īal de lo que morir√° // Reanudar el mon√≥logo en Lobreguez // La admiraci√≥n se cubre con los doseles (las cosas sustituyen la comuni√≥n) // Fingir portentos (en los engranes del dorso) // ¬ŅD√≥nde el singular?, preguntan ambos // R√©plica en el espejo: ‚ÄúOc√ļltate en Persona‚ÄĚ // Numerosidad es contra natura del nombre
alvarezvilleda-karen01.jpg

Femenino y Masculinidad observan detenidamente la ilustraci√≥n del Turdus Pilaris en Maravillas del reino animal, p. 155 La inscripci√≥n les dice: ‚ÄúOc√ļltate en el Zorzal‚ÄĚ
alvarezvilleda-karen02.jpg

AMBOS (m, f) Aprenden la canci√≥n, imitan el trino Zorzal entona la balada, tentativa que deslumbra Su multitudinaria estirpe irrumpe en D√ļplex La ventana trasiega altitudes
El jardín de cristal
o la habitaci√≥n reproduce sonidos de la opacidad y cantaletas: el blabla de la reyerta, el snif de las invocaciones, el ¬°pl√ļm! de los cuerpos y esa palabra que en ning√ļn Tiempo y Espacio traducen‚Ķ
alvarezvilleda-karen03.jpg

‚ÄĒ¬°Ah! A veces lloro‚Ķ Masculinidad colecciona mis l√°grimas y las cataloga en ‚ÄúBravata‚ÄĚ; ‚ÄúDiariamente como los peri√≥dicos‚ÄĚ ‚ÄúMalogros‚ÄĚ; ‚ÄúCirculaciones para habitar la sangre‚Ä̂Ķ El asombro se ha falsificado interiormente en la cotidianidad‚Ķ

Rutina de la simiente: Zorzal sabe que el llanto se cosecha por temporadas
alvarezvilleda-karen04.jpg

‚ÄĒ¬°Ah! El llanto es un pretexto. La destreza se mide el lagrimal adusto, una desviaci√≥n m√°s del ‚Äúnosotros‚ÄĚ hacia Lobreguez. El escindir de hortalizas, la mirada retra√≠da, el paramento del D√ļplex, la permanencia de la sombrilla en su bolso‚Ķ No conf√≠a en m√≠. Soy lento en el hacer y el quehacer. Preciso la indicaci√≥n: Eventualidad, olor del regaliz, creer que el roc√≠o es un milagro sobre el pasto seco. Sin embargo, siempre la espero. (Rehacer la dicci√≥n). M√°cula: Nada, nadie regresa‚Ķ Ya est√° llorando para amonestar el retraso. ¬°Fue un segundog√©nito‚Ķ! Concibo una nueva categor√≠a para mi inventario: ‚ÄúAcompa√Īamiento de Algarab√≠as‚ÄĚ. Femenino me da l√°stima. Olvido su nombre‚Ķ

Horadaciones de Lobreguez en el nido del Zorzal

 

‚ÄĒ¬°Ah! Masculinidad conoce todas las piezas que no soy. Soy otra todo Tiempo, nada Espacio. Atribulaci√≥n de Persona: Desprendimiento de posibilidad. Cedo a los a√Īos, desisto en la peculiaridad. No soy Ella. La soledad se refleja en mi pluralidad de nombres. ¬ŅQui√©n soy? En la discordancia fijo la mirada en el cenagal. Amor m√≠o, ¬Ņqu√© te he hecho? ¬ŅCu√°l es el fondo?…

Zorzal huele a madrugada

‚ÄĒ¬°Ah! ¬ŅQu√© es la forma? Forma es Tiempo que transcurre al meditar en la regadera. A cien ojos mis pies que principian estaciones. Los d√≠as, los a√Īos. ¬ŅCu√°ntos preceden al apotegma del calvario: la pr√≥stata cancer√≠gena, el descenso de la columna vertebral, la calvicie, el desgaste de la astucia ling√ľ√≠stica, las rugosidades de la piel, los lentes de aumento, la parsimonia, el Alzheimer (que no se me olvide su nombre, relaci√≥n de episodios)‚Ķ Este dolor no tiene nombre: Femenino. Me desdigo: ‚ÄúSoy Lobreguez, me siento deshabitado‚ÄĚ…

Zorzal ‚ÄĒdemontre ineludible‚ÄĒ nos alberga

alvarezvilleda-karen05.jpg

‚ÄĒ¬°Ah! Masculinidad es as√≠. Su nombre est√° cincelado en mi pupila (consideraci√≥n recubierta de p√°rpados). Su pecho de motas grises anida mi coraz√≥n. No hay infinito en la m√©dula: S√≥lo la apertura de los ap√©ndices y el plomo. Masculinidad contiene el diluvio (el cielo sangra), se sabe al derecho y al rev√©s las tablas de multiplicar (un n√ļmero sin nadie) y garabatea con claridad la lista de la compra (espeleolog√≠a de descuentos)‚Ķ

Hay que desmenuzar la aorta con el pico del Zorzal, vértice adventicio

‚ÄĒ¬°Ah! Ella (que dice que no es ‚Äúella‚ÄĚ) no es as√≠. Ni s√© c√≥mo se llama. Reconozco la holgura de su ilion (bruma sin sentido). Sus pechos liliputienses (la destemplanza en la imagen). Su alternancia o el dogma del √≥sculo como raig√≥n del bien y de mal. Ella sabe las etimolog√≠as de cada voz que tengo (latinismos). Respira al tiempo y despacio. Respira a destiempo y espacio. Nunca se es con ella. Su respiraci√≥n me confunde: casa o hacha‚Ķ

Zorzal vislumbra a las orillas como eventualidad, detritus de la hombrada
alvarezvilleda-karen06.jpg

“
En Siglos y Siglos le pregunto su nombre. ‚ÄúLaberinto‚ÄĚ, me dice. Yo, desentierro el incisivo, evoco la transparencia del pez√≥n. Observo al caracol sobre el adobe esperando Lobreguez. Su nombre (intuyo) es la mixtura de referencias territoriales.
alvarezvilleda-karen07.jpg

Aureola f. C√≠rculo luminoso que suele ponerse detr√°s de la cabeza de las im√°genes // Fig. Fama // Ast. Luminosidad circular // Zona oscura de la piel // (Disco luminoso, el fanal) // Es la volatilidad inmune, f√≥sforos sin encender // // ‚ÄúElla resplandece como Laura‚ÄĚ // Femenino es Laureola.
alvarezvilleda-karen08.jpg

‚ÄĒ¬°Ah! Soy Laureola. ‚ÄúMerecedora de gloria‚ÄĚ. (Del lat√≠n ‚ÄúLaurel‚ÄĚ, Tesauro, p. 72). Soy una corona de im√°genes: Preludios. Iniciaci√≥n. Aserr√≠n. P√°ramo. Masculinidad me nombra y el D√ļplex se tambalea (s√≥lo el cadalso prevalece). La ejecuci√≥n es extensa: El herm√©tico abrazo‚ÄĒ es primordial. La derrota es el env√©s del tragaluz (las heridas subyacen). Masculinidad, al nombrarme, ha conquistado todos mis sitios‚Ķ

Zorzal extracta la catarata, el pezón deslustrado
alvarezvilleda-karen09.jpg

‚ÄĒ¬°Ah! Laureola ha perdido. (Mant√©n tu entereza, cuerpo). Laureola es conjuro, deshoras, molde para hornear galletas, bola de cristal. Laureola reconoce el significado de mis sue√Īos. Sabe que mi sello caracter√≠stico es la inseguridad: la transpiraci√≥n sobre la p√°gina, los intersticios de tinta, las premociones localizadas (lapsus que se concreta), el estremecimiento inconsciente. Pesadillas. ‚ÄúSo√Ī√©‚ÄĚ, le digo y me malinterpreta en base a su libro de cabecera (Freud, Sigmund. Die Traumdeutung, 1899, p. ¬Ņ?). Laureola es el hombre gris o mi madre. Se confunde con los desconocidos al pie de la cama‚Ķ

Zorzal sabe que el contacto es inservible en Masculinidad, que en ning√ļn Tiempo y Espacio es onirismo

‚ÄĒ¬°Ah! ‚ÄĒdicen ambos‚ÄĒ. Alguna vez fuimos, pero nos equivocamos. Nuestro modelo de conjugaci√≥n verbal no inclu√≠a el futuro. La construcci√≥n de un hogar, el curso de superaci√≥n personal, los partidos pol√≠ticos, las tarjetas de cr√©dito, el establishment‚Ķ

Zorzal espera el alpiste, Femenino y Masculinidad sólo saben el grano de mostaza en el lenguaje
alvarezvilleda-karen10.jpg

“
¬°Ah! Tergiversamos el Verbo ‚Äúparecer‚ÄĚ con ‚Äúperecer‚ÄĚ. Hacemos ata√ļdes con la mirada. Ra√≠ces descarnadas brotan en ombligos. Nuestra frente se labra diariamente con un azad√≥n. Zorzal insiste: ‚ÄúCada arruga tuya es fatal‚ÄĚ. Irremediable la Lobreguez. ¬ŅPor qu√© hemos de morir? ¬ŅC√≥mo traspasar la frase que reside en el Zorzal: ‚Äú√Ārbol que nace torcido jam√°s su rama endereza‚ÄĚ? (Dime con qui√©n andas‚Ķ Libro de los refranes, p. 95).
alvarezvilleda-karen11.jpg

Zorzal ha traído tierra yerma con su balada              Femenino   y   Masculinidad
escriben ‚ÄúColof√≥n‚ÄĚ en Tesauro¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† ¬†Inscripci√≥n en el t√°lamo: ‚ÄúPalabra¬† ¬†es
Lobreguez
‚ÄĚ
Rememoran el tiempo, interceptan el espacio
Ambos son Lobreguez
al indagar en las extremidades de la relación: Nombramiento,         discusiones,
reminiscencias,          soma            y
                                           
lengua
alvarezvilleda-karen12.jpg

Femenino y Masculinidad temen Lobreguez cuando pronuncian ‚Äú¬°Ah!‚ÄĚ

 


Ilustraciones de Jarumi D√°vila, ENAP-UNAM

Hacerle a las letras en TLX

September 12th, 2008 -- Posted in | 1 Comment »

Clodín

September 9th, 2008 -- Posted in | No Comments »

Clod√≠n con su poco maquillaje y su pelo largo, Clod√≠n con sus ojitos tristes, Clod√≠n que no sabe torcer globos, Clod√≠n que usa zapatos petite, Clod√≠n que se cae de los zancos, Clod√≠n que usa la ropa pegadita, Clod√≠n con su nariz negra…

Clod√≠n, el primer payaso emo de la historia, cumple 26 a√Īos de hacer re√≠r a chicos y grandes.

Los viejos hablan hasta la rabia

September 1st, 2008 -- Posted in | No Comments »

La saliva, codiciosa de borbotones, de los viejos que hablan hasta la rabia, bofando, con la lengua desdoblada en los cajones de los dientes, hablan de las migas del pan sobre la mesa de madera, de las rodillas tr√©mulas chocando contra el piso, de las manos unidas en pos de un rezo, de la luz en la casa que se apaga: ‚ÄúLa garganta anudada es una cueva donde los ojos se destierran‚ÄĚ. La saliva, vetusta presa, desbord√°ndose por las comisuras de los viejos hablando del peso de la sal, de la continuidad de la luna, de los juramentos sobre los hombros, de las huellas grises sobre el mantel. La saliva, madre a toda costa, pare los renacuajos que habitan la boca de los viejos hablando del llenado de los vasos, de la disposici√≥n de los libros en los estantes, de los delirios de sudor que sobran en la frente (o el fruncimiento del ce√Īo), del tintineo de las llaves. La saliva, recrea edades, de los viejos hablando en tiempo pasado de las partituras de un ‚ÄúVolver√©‚ÄĚ, de la contabilidad de las canas, del musgo entre sus u√Īas y de los jirones de ropa que han colgado en un clavo. La saliva, ti√Ī√©ndose ambarina, desconf√≠a de los incisivos de los viejos hablando de los pueblos lejanos a las olas, del fr√≠o y de las voces ocultas, de los rostros que se cincelan en la piedra y los nombres que olvidan con el serr√≠n, de los tributos que hay que rendirle al viento para que ma√Īana, ma√Īana amanezca.

 

Le baiser de Peter-Joel Witkin