Tiempo sin definición

Éste es el dénouement de la relación: Masculinidad ya no suspira por ti. Ha entrado al Dúplex. (El nudo en la faringe, la protesta ahogada. La tiesura constituye tiempos y madura el follaje). Discernimiento: Masculinidad se avecina. (Los costados aún no se acostumbran al tacto). El centro de tu cuerpo lo nombra. (Encéfalo incrédulo: vendaval en la cerrazón). Ya no escuches Femenino. Tócalo… ¡Cómo se ríe Masculinidad cuando te rodea! Todo cambia a horcajadas: El abrazo precipita la atmósfera. Dúplex se torna de ese color empalidecido que te recuerda… “Más tarde, más tarde”. Masculinidad silba agudamente y te asustas. El horror está en nuestra morada. Escribir en Tesauro una frase trascendental como Dios y etcétera. Hay que saber el diáfano pie o el cristal, la superficie de la arboleda. La transparencia es expectativa. Pensar: El caracol en el helecho de plástico nos impregna de dudas y nulidad, sabemos cómo la baba nos reconoce en (lo ahora escrito) “cómo la baba nos reconoce”… El suspiro se desvanece un santiamén, mientras que el esplendor/

Espacio sin definición

En tus delimitaciones y siempre, es preciso alejarte Masculinidad. Alguien bosteza. El aire es el Espacio para una dualidad. ¿Qué Espacio es el nombramiento? Entre tú y Femenino existe un signo –Tesauro– que define todas sus amadas cosas: los doseles se llaman “Mamiferote”; el librero es “Resguardo”; Dúplex se nombra “Vehemencia”; el buró se llama Tomás (sinónimo de la presunción de madera). Observa los mosaicos, ustedes no tienen nombre propio. Las toallas ámbar hacen juego. “Él”. “Ella”. Observa la blancura, el fuego enclaustrado en una vuelta completa. Los mugs de cerámica con sus nombres cincelados. “Masculinidad”, azul naval. “Femenino”, rosa mexicano. Fisura o primera página en Tesauro señala: Ustedes son “Pareja”. “¿Qué Espacio es el nombramiento?”. Fisura.

December 21 2007 03:50 pm |

Leave a Reply