He posado tu mirada en un designio secreto: Perseguir el cielo abierto. Tanto ojo de gallo hace necios a los rizos. Tanto mendigar comisuras me despierta a madrugadas. (“Quiero esa migaja de pan guindando fuera de tu boca”). Tantas gardenias no dadas han tronchado mis dedos.

April 19 2008 12:39 am |

Leave a Reply