CINCO

 

No tengo punta de lengua para la complicidad del gris: espesura en el coraz√≥n que amaga golpeteos que no vendr√°n. (Yo no tengo ventr√≠culos para atiborrar de sangre infatigable esas bocas o agujeros entre las manos que tomas). Todos con sus chapas met√°licas diciendo no, el aguij√≥n encumbr√°ndose ante la blancura. (Necesito ¬†un lugar m√°s p√°lido que √©ste, una bocanada de veneno y rompientes contaminadas). He visto a todas las espaldas. (Ojeo que hay mantos que cubren tragaluces, mis llaves no abrir√°n la tranquera de la belleza). Me asombran las cortinas y los picaportes. Mi sangre no hierve en esas estufas, no he quemado a nadie aunque existe la hora obsequiosa del fuego. Tr√°eme todas las bocas a la parilla. Tengo que decir que he torcido pescuezos. Todav√≠a me asombran las mujeres de cabellera larga, todav√≠a tengo manos para enredarlas entre los rizos ajenos. ‚ÄúEst√°n contigo y dejan caer espejos, est√°n contigo y ni siquiera tienes qu√© hablar‚ÄĚ. Deseo lo m√≠nimo, perspectiva de escalofr√≠os en un espejo. Penumbra, bola sin cristal. -Nacen flores sobre la piedra. Mis labios te entregan palabras que versifican con este humo que nos perdura: ‚Äúbergamota‚ÄĚ o ‚Äúconstelaci√≥n‚ÄĚ.

May 03 2008 05:22 pm |

One Response to “CINCO”

  1. Miguel √Āngel Quemain Says:

    Hola Karen, quiero invitarte a que consultes una página que te puede interesar. Me gusta mucho tu blog, hay mucho trabajo, mucha lectura y creatividad. Me gustaría que pudieramos contar con textos tuyos en la página.

    Un saludo cordial

Leave a Reply