Larga duración según Braudel

Se grabó la primera vez en que P. había estado ahí, inmóvil y automática, los labios delgadísimos y entreabiertos, esperando un falso contacto para hablar. Una silueta fina, en rewind. Se grabó, en estos tiempos, en un disco de vinilo. Los audiófilos morirían por ella, si se diera al canto. Yo, yo moriría por ella si tan sólo repitiera ese momento en mi LP. Tan rayado, tan pasado de moda. Sin esperanza de ser tocado porque P. no tiene tocadiscos a la mano. Magnífico, me dije cuando vi a P. entre los rostros abuelos. Esa es una estrella para llevar en el pecho. Una estrella aniñada, violeta y un sinfín de palabras de antaño que ya no tienen cabida. Se grabó la segunda vez en que P. había estado ahí, clásica y romántica. Una silueta asombrosa, en forward. Y yo con mi LP, pensando en su libertinaje de melodías prefabricadas. Yo ya le he dicho todo, todo menos la verdad. Y es que yo, yo por P. la locura del mundo. Es decir, yo la salvaría de la locura del mundo. Le inventaría un espectáculo quieto, que jamás se apagaría en la soledad nocturna. De paz: de horas dibujadas en el agua: de una lengua suavecita y ligera, como la seda. Ni siquiera le daría palabras, ¿para qué? Solamente necesitamos un monoritmo. Tararearía una misma canción de cuna (nos estacionaría en el fresco verano) para hacerla dormir entre mis brazos. Le daría mis brazos y mis manos, mis manos y no armas que tomar. Todas las batallas ganadas si tan sólo ella cantara. Y todos escucharan, y yo aplaudiera. Si tan sólo… (Una orquesta de libélulas para P.)

November 13 2008 05:26 pm |

One Response to “Larga duración según Braudel”

  1. chema Says:

    Creo que te lo dije antes, pero cómo me gusta esta poema. Tiene momentos de un tremendo lirismo como:

    “Yo ya le he dicho todo, todo menos la verdad. Y es que yo, yo por P. la locura del mundo. Es decir, yo la salvaría de la locura del mundo. Le inventaría un espectáculo quieto, que jamás se apagaría en la soledad nocturna. De paz: de horas dibujadas en el agua: de una lengua suavecita y ligera, como la seda.”

    Poesía, poesía…

Leave a Reply