I

I



– Residir en la saliva, en el renombramiento.

 

O encontrar la manera de nombrar las cosas sin necesidad de decir “Estas cosas”. Sino escribir “voluta de humo”, “cuerpo impasible”, “residencia de saliva”. Encontrar una palabra que desplome la ausencia. Encontrar una mueca de fastidio que te transforme en un antifaz sin mirada. Encontrar un disparate entre tus labios que pulverice este desaliento que nos redime. Encontrar cómo reconocernos en lo no dicho.  (Hay que hurgar descorazonadamente las entrañas, desamarrar el intestino y colgarnos en el dominio de glóbulos y tuétano).

 
Encontrar la banca vacía en el parque, demoler la estatua del héroe que trasfigura a la gente. Encontrar el aguafuerte para desmigajar tu mirada hasta que,   sin que nadie lo espere,  reaparezcas en el canto de una oropéndola hecha cenizas.
Encontrar la pisada que agoniza al caer las hojas del albaricoquero.
Encontrar la catástrofe en las fosas nasales, la herida de agua durante el cortinaje del turbión.
(El lenguaje ecuménico del trueno).  

 

Encontrar cómo vivir al ritmo de un tronar de dedos,
cómo ser un eco sin resonancia en medio de este ruido.
(El primer recuerdo es el ruido, no hay opciones delante de un espejo: El pasado es pasado, nunca la hendidura entre tus senos).
Encontrar lo rumboso en una representación: Reunir el valor para encajar la mandíbula en tu hombro, para someterse al fondo y a la forma y, tal vez, sólo despojarte de supuestos, el cadáver y la palabra…

(Ya no hables a manos llenas.
Hablemos hasta descarnarnos la boca).

Eso es el silencio, hojalata y tejados.
(He lloriqueado hasta el basta en la tragedia de lo que significa ser una ventana: perder puertas, trinquetes, abertura).
Eso es el silencio, halagar a las palabras con la punta de la lengua.
Esto es que aquí no hay nadie y me dicen que tu cuerpo se ha blanqueado en pupila ajena.

November 24 2008 09:15 pm |

One Response to “I”

  1. A Says:

    Encontrar cómo reconocernos en lo no dicho…
    Salté como me dijiste, pero no sé si pasó.
    Mientras, te mando un poema de silencios para estos días

Leave a Reply