Oblicuángulo

 

Los ángulos de la Pareja son el Rostro. La forma del miramiento es una figura circular que se inserta como lugar seguro interiormente de Lobreguez. La vena y la arteria son el fondo que tienen como propósito demoler a la Pareja. El latido que no gotea revela a la circulación que se detiene (tráfico de glóbulos). El Rostro es alabastro: las facciones son serpentinas que se adaptan a las circunstancias de Pareja (situación que disgrega). El horizonte es el hundimiento, es la esperanza que apuntala en el cristal escarchado. Rostro se rompe, es jardín de cristales. Hay nudo que jamás se desata, mientras el semblante se acopla al quicio (piensa en Shakespeare). Rostro busca al espíritu que al compás de la espineta, anhela tiempo y espacio. Rostro se reconfigura en la cerrazón, en la pieza ósea de cal (grafía del ahogamiento). Rostro se tensa y es oblicuo. Ángulo jamás rectitud.

 

December 03 2008 11:47 am |

One Response to “Oblicuángulo”

  1. chema Says:

    Es como si estuvieras describiendo el Pléroma, esa entidad mística o unidad primordial de la filosofía gnóstica de donde emanan las existencias en pares(la Pareja). Un pre-nacimiento.

    “El horizonte es el hundimiento, es la esperanza que apuntala en el cristal escarchado. Rostro se rompe, es jardín de cristales.”

    Me gusta.
    Por qué “piensa en Shakespeare”?

Leave a Reply