Las almas cabeceaban y yo desenterr√© tumbas en mi verdad de ojos, encumbr√© mara√Īas de cabello y desfiguros, me vert√≠ en sus costillas.

Si te confesara que te he visto llorar todas las muertes, Padre. Si te dijera que no eres de la esperanza, Padre, que no se percibe una inmediatez en esa mirada que repartes profusamente entre los desconocidos.

Míranos, Padre, somos cientos y cientos de cuerpos. Habla hasta descarnarte la boca, no te puedes consagrar en este cementerio. Los muertos han sido repartidos entre las humanidades que los reconocen.

Las orillas del río Bernesga reverdecen.

¬†‚ÄúAqu√≠ no hay nariz que rompas, aqu√≠ no hay espalda que lapides, aqu√≠ no hay p√≥mulo que abofetees, aqu√≠ no hay tripas con las que ates tus condenas‚ÄĚ, dijeron las almas antes de recogerse en la melod√≠a canosa de la madrugada.

December 03 2008 09:14 pm |

2 Responses to “”

  1. chema Says:

    “Las orillas del r√≠o Bernesga reverdecen”

    Es que aqu√≠ en el norte de Espa√Īa hay un r√≠o que se llama as√≠ y tiene mucha leyenda:
    “Tras pasar por Villaman√≠n, el Bernesga se encuentra con la leyenda, en las hoces de La Gotera. Aqu√≠ se cuenta de la existencia de un cu√©lebre(especie de drag√≥n con forma de serpiente) que exig√≠a una oveja diaria para su alimentaci√≥n, y que no quedando ovejas exigi√≥ doncellas. Y que hubo de ser San Lorenzo quien terminase con √©l. Los huesos del cu√©lebre se conservan en un arc√≥n en la vecina ermita de San Lorenzo, pero quien mire dentro se ha de quedar ciego; as√≠ que ah√≠ est√°n.”

    (Consultado en el Mataburros Digital, Wikipedia.)

    “Y yo desenterr√© tumbas en mi verdad de ojos”
    Hermoso, hermoso.

    Como todo el poema. Eso sí, confieso que a veces me resulta un poco difícil pillar tus claves.

  2. chema Says:

    Se me había olvidado decir lo mucho que me gusta:

    “la melod√≠a canosa de la madrugada”

    Un giro metafórico de mucha entidad, gran verso.

Leave a Reply