De mareas y otras Xitlally Rivero

Xitlally Rivero (1985) me ense√Ī√≥ unos escritos de Gaby Ponce. De Ponce le√≠ De mareas y otros versos y despu√©s le coment√© a Xitlally que me la presentara. Le insist√≠ y le insist√≠ hasta que Xitlally me confes√≥ (era un d√≠a lluvioso, lo recuerdo) que ella era la misma Gaby Ponce. Heter√≥nimo de personalidad propia y hasta biograf√≠a inventada. Esa mentira blanca me ha llevado a escribir ahora sobre la poes√≠a de Xitlally.

Primer momento: Escucho su respiración.
(No hay coraz√≥n que la acompa√Īe).
Exhalaciones, inhalaciones.

Las exhalaciones como r√°fagas de aire que me hieren el cuello:

y el viento
siempre e l   v  i   e   n    t     o
polvo        silencio     mentira
mimesis de la ironía
el terror de encontrarse con el l√°piz
y no tener qué decir.

Inhalaciones que son resquicios, alg√ļn resto que todav√≠a no encuentro:

S√≥lo t√ļ eres la pieza,
mi lugar y destino.
Y yo soy tu puerto.
sólo yo a través de mí mismo

Porque no hay otro yo,
y eso duele tanto…
Pero existes t√ļ,
como yo contrario y contradictorio.
S√≥lo t√ļ eres como yo pese al acento
y eso duele tanto
…

Segundo momento: Busco el l√°piz.
De estos poemarios de Xitlally, comento algunos cuadernos (por cuesti√≥n de espacio no abordo todos) que, a mi parecer, poseen la esencia de su poes√≠a: la ciudad y el amor. Temas recurrentes que reflexionan sobre la poes√≠a misma. ¬ŅC√≥mo escribirte poema?, es la pregunta que subyace en los poemas de Xitlally. En b√ļsqueda de la voz, ha encontrado su voz: es el l√°piz.
El lápiz afilado de Xitlally revela formas poéticas diferentes. Alude a la etimología del verso, el camino de ida y vuelta de los bueyes en el arado. Se detiene a observar estos surcos sobre la tierra, reflexiona. Un tema universal (que parece ser varios temas): la poesía.

Tercer momento: Me pregunto por la voz.

Vino el temor a los espejos
el viento
: y   s u    v   o    z  .    .    .

(¬Ņencontrar√° su voz?)

Entre y m√°s all√° es el manifiesto de la poes√≠a de Xitlally, quien se enfrenta a la p√°gina en blanco, sabiendo que la palabra la domina como ‚ÄúUna verdad inquebrantable que nunca fue tal‚ÄĚ.

Pero no tiene miedo, sólo se deja escribir:

Jam√°s le tuve miedo a la muerte
ni a las flores secas         ni a los rezos,
pero siempre so√Īaba un campo verde
una hoja en blanco         alguna pluma.

Un espejo donde la dimensión no existe,
donde el blanco no es negro y hasta yo soy rosa.

En De noche, en la ciudad‚Ķ aborda una po√©tica que revela la distancia entre alma y cuerpo, entre una ciudad y otra. Regionalismos retratados, Xitlally es la heredera del huapango y de la lluvia de lagartijas. (Otros poemas como ‚ÄúEl Metro‚ÄĚ, o ‚ÄúCanci√≥n desde un autob√ļs” tienen cabida aqu√≠).
En De meriendas y otros refrigerios encuentro la esencia de la voz de Xitlally: otra voz todo el tiempo.

Otredad

Soy eso que llaman otredad,
porque mienten al decir que est√° afuera,
que el otro es el otro.
Soy eso que llaman inaudito,
porque mienten al decir que es imposible,
que lo real se toca.
Soy eso que llaman excéntrico,

porque soy
y porque est√° prohibido
.

En De regreso predomina el erotismo. Poemas como ‚ÄúCredo‚ÄĚ o ‚ÄúEn secreto‚Ķ‚ÄĚ cohesionan un universo po√©tico de sensualidad desde una voz esencialmente ‚Äúfemenina‚ÄĚ.

Credo

Creo en tu lengua.
Creo en el surco instantáneo que recreas    tembloroso.
Creo en cada sombra que se pierde en tu regazo.
Creo en la sima inalcanzable de tus manos.
Creo en la esquina
en el vértice

en la orilla.
Creo en las diminutas estatuillas que destruyes cuando me nombras.
Creo en tu risa
escasa         inesperada        incomprensible.
Creo en el rito olvidadizo de quererte.

Creo en el sue√Īo,
en el arco insomnio de so√Īarte et√©reo,
Creo en la est√ļpida creaci√≥n que es abarcarte.
Creo en el hondo vacío de mi cáliz.
Creo en tu nombre,
en el escaso espacio entre tus dedos y mi gloria.

Creo en mi vientre,
en la mala costumbre de llamarte a gritos
en las sombras.
Creo en la p√°lida locura de perderte.
Creo en tu esperma        fuente imprecisa
creo en la llama inaudita de una orquídea.
Creo en tu lengua.

V√°lido, despu√©s de leer poemas como ‚ÄúHombre‚ÄĚ: es un destello, una luminosidad en este l√°piz (siempre sincero, que no teme a convertirse, a negarse‚Ķ).

Cuarto momento: Buscando nuevamente la voz.

El lápiz de Xitlally, es el arado que ha sembrado una voz (que llama mi atención) porque es una sed de vida interior, es un juego plural: masculino y femenino.
Voz femenina que delata su vulnerabilidad, sus sentimientos como amante, su mirada hacia un hombre.
Voz masculina que plantea la trascendencia, la condición humana, la locura, la realidad, sus propias pasiones y la poesía misma.
A veces hija, otras veces hijo; pero siempre con el mismo cuestionamiento al escribir.
¬ŅCu√°l es el esencial en la poes√≠a de Xitlally? Su l√°piz – manejado con agudeza – no inmoviliza estereotipos. Es universal.
Se acerca a las formas tradicionales pero también busca la libertad entre las zonas del silencio.

Ejemplos, sonetos y verso libre entre el haiku sobre lap tops.

La voz de Xitlally es doble, es otra todo el tiempo. Es espejo y reflejo, juego de manos, mujer y hombre, ¬Ņetc√©tera o viceversa?.
Creo que encontré la voz.

Eso espero mientras agito – en nombre de Xitally – la bandera enarbolada por Bajt√≠n: ‚ÄúLa l√≠rica es la vista y el o√≠do de uno mismo desde el interior, con ojos emocionales, y en la voz emocional del otro: yo me oigo en el otro, con otros y para otros”.

M√°s poemas en: http://demareasyotrosversos.blogspot.com

Bioblio:

Xitlally Rivero Romero naci√≥ el 25 de diciembre de 1985 en el Distrito Federal, pero su infancia y adolescencia transcurrieron en Tizayuca, Hidalgo. Ha publicado en diversas revistas y peri√≥dicos locales en Pachuca, Hidalgo, el Distrito Federal y Monterrey, Nuevo Le√≥n. En el 2002 obtuvo el tercer lugar en el g√©nero de poes√≠a en el Concurso de Creaci√≥n Literaria del Sistema Tecnol√≥gico de Monterrey; en 2003 recibi√≥ el premio ‚ÄúAlma y todo lo que no es alma tambi√©n‚ÄĚ que otorga la Licenciatura en Letras Espa√Īolas del mismo instituto, as√≠ como el de Literatura Instant√°nea ‚ÄúA vuelo de p√°jaro‚ÄĚ organizado por el gobierno de Nuevo Le√≥n; en 2005 obtuvo el segundo lugar en el concurso de creaci√≥n literaria convocado por el Instituto de la Juventud de San Nicol√°s de los Garza. Actualmente estudia la licenciatura en Letras Espa√Īolas en el ITESM Campus Monterrey.

 

Xitlally como lectora:

¬ŅPor qu√© poema? ¬ŅPor qu√© escribirlos o por qu√© s√≠ es un poema?
Poema porque la lengua es un camino para comunicar al otro, para descubrirse al otro y descubrirlo a √©l. Y no s√≥lo en t√©rminos de lenguaje oral y escrito ūüėČ

¬ŅQu√© no es poema?
Lo que olvida el ritmo, la no exploración, lo que cae en frases cansadas por el uso sin renovarlas, lo que no mueve, lo que no incita.

¬ŅCu√°l fue el primer poema que le√≠ste?
“Metamorfosis“, de Luis G. Urbina. Bueno, no estoy segura completamente que haya sido ese, pero sí recuerdo que fue el primero que leí constantemente. Definitivamente el primer poema que leí estaba en una antología que le robé a mi madre.

¬ŅUn cuento para poema?
‘Mi vida con la ola’, de Octavio Paz.

¬ŅUn poema mal√≠simo?
Mmm… No ser√≠a un poema.

Si pudieras ser poema, ¬Ņqu√© poema ser√≠as?
Soy todos mis poemas, creo. Pero de otro autor quisiera ser Altazor jeje, pero creo que ser√≠a… ‘En paz’, de Amado Nervo.

Si pudieras ser poema, ¬Ņqu√© poema no ser√≠as?
Los de Gabriela Mistral.

¬ŅQu√© poema te gustar√≠a leer antes de morir?
‘Quiero morir cuando decline el d√≠a…’ de Manuel Guti√©rrez N√°jera.

Espejo:

CAC1MB4L.jpg

July 12 2007 07:18 pm |

Leave a Reply