Las metáforas del agua

Para la ausencia de las armas, el único escudo son las metáforas del agua. No estoy bebiendo de la humedad directa sino que me doblego con la más elemental figura retórica: sucinta y asequible.  Estas ejecuciones de palabras conformes -que no van más allá como han sido constituidas amañadamente en el lenguaje- son para saber vivir el miedo. “Hay un río en mi pared”. “Hay un río cuarteando mi pared”. “Hay un río indundado la casa seca”. Las piernas podrían temblar ante lo básico: un orgasmo es una metáfora del agua. Entonces, ellas entreabren la fantasía como una versión actualizada al 2009 de la certidumbre. Entonces, él no me decanta sino que me traga y tengo que ser fálica como si fuera una obligación inmediata aunque, en realidad, está dado. Me es natural. Soy fálica con ellas sin quererlo ser. Con él concientizo las mondaduras de un cítrico. Ellas están en gajos, con pepitas. La pulpa fresca también es una metáfora del agua.  Es el meollo del asunto: Con la semilla puedo plantar un árbol frutal. El que más desee. La corteza de la mandarina limpiaba las manos de mi abuelo. Las aromatizaba y su presencia inundaba la tierra, como si él fuera de ella. Él, entonces, es solidario y comparte las estaciones. Ellas pudieron ser solamente un agregado de incandescencia de rocas y fluidez. A veces, creo que el mar también es una metáfora (la más cercana a la imponencia del solipsismo) del agua. Sin embargo, está manoseado y lo traigo pegado a la lengua: Las gradaciones del azul, la melancolía, la reproducción mecánica de este color en ellas. Él, la isla.

 

Es ahí, entonces, que la humedad es una nonada. La más importante de todas.

Ésta es la ausencia de las armas: saber nombrar al agua por lo que es: destrucción.

January 02 2009 02:26 pm |

2 Responses to “Las metáforas del agua”

  1. Chema Says:

    “El mar es un demandante. Ni los mejores sobrevivirán a esa humilde ola”(John Cheever)
    El orgasmo como una parodia de esa muerte por el agua destructora que al mismo tiempo es simiente. Somos vástagos de la humedad derramada por las estrellas al masturbarse al copular con los Dioses.
    “Y tengo que ser fálica como si fuera una obligación inmediata aunque, en realidad, está dado. Me es natural…””La pulpa fresca también es una metáfora del agua.” “El, la isla”.
    ¿Una isla para vivir arcádicamente o una isla donde naufragar inevitablemente?
    Poderoso flujo de erotismo, diría andrógino, que se resume en esa corteza de mandarina limpiando las manos de tu abuelo…

  2. Joel Says:

    qué bonito blog, no me habìa dado la vuelta, a buena hora le diste el cambio, saludos desde las tierras lejanas.

Leave a Reply